Testimonio del joven graduado Edvian Díaz Sustache

pecesinc
Creado por: pecesinc
Día: 06/15/2016
Vistas: 70

De “no servir para nada” a estudiante de mecánica marina

26 de mayo de 2016 08:00 pm

Libni Sanjurjo | libni.sanjurjo@gfrmedia.com

Edvian Díaz Sustache pensaba que “no iba a servir para nada”.

El joven, vecino de Yabucoa, había experimentado varios fracasos académicos, que iniciaron en primer grado, continuaron en cuarto grado y terminaron en séptimo.

El primer retraso surgió luego del divorcio de sus padres. “A raíz de eso fracasé en primer grado. Eso a mí me afectó mucho… yo era bien apegado a mi papá”, recuerda el chico de 17 años. “Pensé que nunca iba a ver a mi papá. Lo sufrí un montón. Era un niño para ese tiempo y buscaba el calor de papá, esa figura paterna como que me faltaba”, agregó.

Edvian decidió sustituir los libros por el barrio, la bicicleta y el baloncesto. “Yo prefería estar con los primos míos allí en el barrio, haciendo nada; corriendo bicicleta, jugando baloncesto. No le puse interés a la escuela, y como que me olvidaba de las clases y de mis estudios”, indicó.

En su futuro no se veía progreso… ni siquiera el graduarse de cuarto año.

“Varias veces lo pensé, pensaba que no iba a servir para nada; que no podía tener estudios ni metas… no iba a ser nadie en la vida”, confiesa. “Veía a mis amigos pasando de grado y yo en el mismo grado… ‘Diache, yo estoy atrás’. ‘Tengo que hacer algo conmigo mismo porque es para mí’. Pues decidí poner un poco de mi parte… para poder hacer algo con mi vida”.

Una oportunidad para volver a empezar

Edvian es uno de los 55 jóvenes que mañana, viernes, se gradúan de cuarto año de escuela superior, del Programa de Educación Comunal de Entrega y Servicio (P.E.C.E.S.), en Humacao, una organización sin fines de lucro que ofrece una educación alternativa a jóvenes del área este de la Isla, enfocada en una atención individualizada tanto en el ámbito académico como emocional y social.  

Graduación de noveno grado. Edvian Díaz es el segundo, de izquierda a derecha.

Suministrada

Según Aracelis Ortiz, trabajadora social de P.E.C.E.S., los estudiantes que acuden al programa “no han logrado verse a sí mismos dentro del sistema de educación pública del país como lo que son, jóvenes talentosos, llenos de mucha fortaleza”.

Mencionó que llegan desmotivados, con muchos retos académicos y familiares, y propensos a entrar en conductas de riesgo. “La adolescencia es una etapa crucial y muchos de ellos están en esa encrucijada: estudiante o conducta de riesgo”, apuntó Ortiz.

Al llegar a P.E.C.E.S., el personal procura crearles un ambiente de aceptación y apoyo, sin embargo, quienes toman las “riendas son ellos, nosotros les damos el empujón”.

Edvian Díaz, el quinto de izquierda a derecha, vistiendo su uniforme de Automeca.

Suministrada

A horas de celebrar su logro académico, Edvian nos cuenta que “no pensaba que me iba a graduar, pero gracias a P.E.C.E.S. lo logré”.

“Siempre me gustó estar en el mar”

Desde enero, Edvian está estudiando mecánica marina en Automeca de Fajardo, una ocupación que está relacionada con sus intereses personales de ocio así como con su pueblo costero. “Lo que yo quiero ser es mecánico de marina. Mi abuelo tiene embarcación y a mí siempre me gustó estar en el mar, pescando o paseando, me relaja mucho estar en el mar… y me llamó la atención el asunto de los botes”.

¿Cómo era el Edvian de antes?

“El Edvian de antes no pensaba como ahora en sus metas, por lo menos ahora, pues lo que quiero me lo propongo en buscarlo. El Edvian de antes no se fijaba en eso.”

Información extraida del periódico Índice